Follow by Email

jueves, enero 07, 2010

MAS SOBRE LAS MARIPOSAS





Esta informacion la tome del blog
Corazón Verde Boletín No. 3
Las mariposas y sus plantas
De acuerdo con la clasificación científica, las mariposas son insectos del orden Lepidoptera. El nombre Lepidoptera está formado por dos raíces griegas: "lepis", que significa escamas y "pteron" que significa alas. Estas escamas son las que dan su distintivo color y patrón a cada especie, y a veces se nos quedan en los dedos cuando las capturamos. Las escamas pueden ser pigmentadas o facetadas. Las primeras dan los colores sólidos a la mariposa y las segundas son las que reflejan la luz y dan colores iridiscentes. Las palomillas también pertenecen al orden Lepidoptera, pero se diferencian de las otras mariposas, entre otras cosas, en que estas últimas vuelan de día, mientras que las palomillas vuelan generalmente de noche. De todo el grupo solo un 10% son mariposas diurnas. En un país pequeño como Costa Rica, pueden haber unas 13 000 a 16 000 especies de mariposas nocturnas y de 1 500 a 2 000 especies de mariposas diurnas.

Las mariposas son de los pocos insectos que tienen un ciclo de vida de 4 etapas: huevo, larva (oruga), pupa (crisálida o capullo) y adulto, que es la mariposa como tal. Las mariposas se aparean y luego las hembras ponen sus huevecillos en el envés de las hojas de sus plantas hospederas. La planta hospedera se define aquí como la planta de la cual se alimenta la larva. Algunas larvas de mariposas se alimentan de una sola especie de planta, otras de un grupo de plantas de la misma familia o de varias plantas de familias diferentes. Algunas especies que se alimentan de sólo una especie, pueden cambiar su planta hospedera según las regiones donde viven. La pequeña oruga se alimenta como una maquinilla de comer, por tres a seis semanas, durante las cuales muda de piel hasta en seis ocasiones, y aumenta de tamaño notoriamente.Estas larvas no necesitan beber agua ya que la obtienen de las hojas que comen. Una vez que ha comido suficiente, la oruga generalmente se baja de su planta hospedera, y busca un sitio que considera protegido, en donde pupar y se adhiere a la superficie de una hoja con hilos de seda. Algunas especies tejen un capullo de seda, mientras que otras forman una crisálida. En esta fase el insecto no se alimenta, sino que utiliza las reservas que acumuló en la etapa anterior. En la pupa suceden cambios increíbles que la hacen la etapa más extraordinaria de la vida de una mariposa. Dentro de la cubierta de la pupa se inicia la transformación morfológica y química de la larva en mariposa. Todos los tejidos del insecto están "licuados" en esta etapa para empezar a formar lo que será el adulto. Esta transformación le permite al adulto tener una vida totalmente diferente a la de la larva. A partir de una oruga gorda, comelona y feliz, surge una grácil figura voladora que emergerá de su capullo aproximadamente a los 10 días. Con las alas aún húmedas se cuelga cerca del capullo para extenderlas y esperar a que se endurezcan, antes de levantar vuelo por primera vez. Este proceso, además de ser fascinante en sí, presenta una excelente oportunidad para educar a nuestros hijos sobre las maravillas de la Naturaleza.

La función de la mariposa de ahí en adelante es básicamente la de alimentarse, buscar pareja, aparearse e iniciar el ciclo de nuevo. Esta etapa adulta de las mariposas varía mucho entre especies, ya que tenemos algunas que viven solo unos días, mientras que otras llegan a vivir hasta ocho meses o más. En esta última fase, las mariposas son menos selectivas en cuanto a sus fuentes de alimento, ya que toman néctar y polen de flores de varias especies, así como sales minerales disueltas en la tierra húmeda. De esta manera, las mariposas establecen una estrecha relación con las plantas que se alimentan, debido a que las mariposas al ir de flor en flor ayudarán en el proceso de polinización. Sin embargo hay otras que tienen una dieta un poco más "extravagante" y se sienten atraídas por frutos maduros y hasta por desechos animales.

Afortunadamente, podemos atraer fácilmente las mariposas a la ciudad arreglando jardines en que crezcan plantas apropiadas para las orugas y flores con néctar para las mariposas. La creación o restauración de un hábitat propicio para estos insectos le brindará a usted y a su familia la extraordinaria ocasión de observar a las mariposas de cerca. En su jardín, seguramente ya crecen algunas de las plantas adecuadas, bastará un poco de planificación para transformarlo en un lugar aún más atractivo para las mariposas al llegar la primavera.
El lugar ideal para arreglar un jardín de mariposas es un área abierta con flores silvestres, expuesto al sol y al abrigo de vientos demasiado fuertes. Sin embargo, es importante satisfacer ciertas exigencias básicas:
• Sol: Las mariposas adoran el sol. De hecho ellas necesitan el sol para calentarse y poder volar. Un sitio soleado las atraerá en grandes cantidades y hará que se queden. Es una buena idea instalar algunas piedras grandes capaces de almacenar calor y así ofrecer a las mariposas un lugar tibio para tomar el sol.
• Abrigo del viento: Las mariposas raramente vuelan cuando sopla mucho viento y además, tienen muchas dificultades para alimentarse de las plantas que se les ofrecen si éstas están muy expuestas a las ráfagas. Es conveniente entonces arreglar el jardín en un sitio protegido por setos y arbustos, sobre todo si algunos de éstos pueden servir de plantas hospederas para las orugas.
• Agua y minerales: Las mariposas necesitan agua, porque al beberla obtienen los minerales que necesitan. Muchas especies se congregan en torno a charcos de agua con barro. Una parcela de tierra, arena o estiércol húmedos es suficiente. Sería una buena idea hacerles un charco de barro en un cajón de arena.
• Un medio exento de plaguicidas: Los plaguicidas y herbicidas químicos pueden ser prácticos para eliminar insectos y malezas indeseables, pero lamentablemente impedirán que las mariposas y otros insectos útiles se instalen en su jardín. Para más información sobre jardinería biológica y métodos alternativos a los pesticidas químicos, consulte el repertorio que figura en la dirección siguiente: http://www.biodynamics.com/
• Seleccionar las plantas: El primer paso consiste en reducir nuestra área de pasto para sembrar plantas de flores y plantas hospederas para las orugas. Las plantas de flores comunes constituyen una buena fuente de néctar y satisfacen gran parte de las necesidades alimenticias de las mariposas. Es importante tener en cuenta el período de floración de cada planta a fin de asegurar un abastecimiento continuo de néctar durante toda la estación de crecimiento. Conviene evitar plantas híbridas como rosas, lirios y geranios, ya que producen muy poco néctar. Lo mejor es plantar una gran variedad de especies incluyendo hierbas aromáticas, gramíneas, flores silvestres, plantas anuales, perennes y arbustos. Entre las plantas que podemos sembrar, se encuentran la lantana, salvia, rabo de zorro, azalea, phlox, varias verbenas, penta, ruellia, plumbago y algunas de la familia de los girasoles. Algunas enredaderas tales como la madreselva y las pasifloras también atraerán mariposas. Además la pasiflora también es muy buscada por los rápidos colibríes. Las inflorescencias de ciertos árboles atraen mariposas de manera espectacular, tal es el caso del jaboncillo, la retama, la anacahuita, y el "no me olvides". Particularmente las mariposas son atraídas por los colores rojo, anaranjado y amarillo. Observe y registre las preferencias de las mariposas y siembre más plantas de aquellas más visitadas. Si quiere observar el ciclo completo de la mariposa y favorecer el establecimiento de poblaciones estables de mariposas en su jardín, puede empezar por sembrar plantas hospederas para las orugas de las especies más comunes. La mayoría de las especies comunes de árboles autóctonos sirven de fuente de alimento; es probable que ya haya algunos en su jardín o en las inmediaciones. Otras plantas que sirven para este propósito son las hortalizas que quizás cultive en su huerta; en tal caso, debe estar dispuesto a compartir parte de la cosecha con las orugas. Además de las anteriores, las orugas se alimentan de la enredadera pasiflora, las asclepias, anona, aguacate capulín, ruda, acacia, leguminosas (ej: saragundí), repollitos o bananitos, cassias, ojo de venado, laurel de la india y la enredadera Aristolochia sp.. Debe tener presente que las orugas defoliarán sus plantas, sin embargo éstas se recuperarán después.
MARIPOSAS NOCTURNAS
La mayoría de las mariposas nocturnas, tienen un papel muy importante en la cadena alimenticia, ya que son comidas por aves, reptiles, murciélagos y roedores. Así mismo, varias especies de plantas con flor, incluyendo árboles, son polinizados por mariposas nocturnas. Estas se diferencian de las diurnas en que pliegan sus alas, mientras que las diurnas sólo las unen sobre el cuerpo. Así mismo las antenas de las nocturnas son más plumosas y no tienen el bulbo terminal de las diurnas. Dado sus hábitos principalmente herbívoros, las mariposas nocturnas están también entre las principales plagas en la agricultura y en bosques. Estos mismos hábitos herbívoros han permitido que algunas especies hayan sido utilizadas para controlar plagas de plantas en Australia y Hawaii. Algunas especies ocasionan problemas en productos almacenados (granos, cereales, etc.). Dentro de este grupo están las conocidas polillas, que son mariposas nocturnas cuyas larvas pueden alimentarse de ropa elaborada con tejidos a base de lana. Algunos grupos de mariposas nocturnas, cuyas larvas tienen hábitos acuáticos pueden ser utilizados como indicadores de calidad de las aguas de los ríos. De igual forma, otros grupos pueden ser utilizados como indicadores de la calidad ambiental de determinados ecosistemas.


Sabía usted que...



El vocablo papalote viene del Náhuatl "papalotl" (que significa mariposa) y que actualmente es utilizado en México para designar a las especies nocturnas de mariposas y en nuestro país a los conocidos cometas.
• Las mariposas nocturnas en sus vuelos de búsqueda de diferentes recursos (reproductivos, alimentación, plantas hospederas para sus larvas) utilizan como mecanismo de orientación o de navegación puntos distantes en el cielo, como la luna. Esto permite un vuelo de dirección fija, ya que aunque la luna sí se mueve, está muy lejos por lo que este movimiento se percibe bastante lento. Cuando se mantiene este mismo comportamiento de orientación, tomando como referencia un objeto lumínico cercano, como un bombillo, la mariposa tiende a volar en espiral alrededor de este. Así que, en realidad, las mariposas no son atraídas por estas luces, son simplemente engañadas por ellas.
• Debido a que no tienen el sol para calentarse y poder volar, las mariposas nocturnas hacen vibrar sus alas con fuerza para obtener el calor necesario para surcar los aires.
• Varias especies de mariposas no se ven afectadas por las sustancias tóxicas de las plantas que se alimentan. Además, algunas tienen la capacidad de asimilar estas sustancias e incorporarlas a su organismo, volviéndose tóxicas o adquiriendo un mal sabor, lo que les permite defenderse de sus depredadores, tales como aves, murciélagos, roedores o reptiles. Estas especies por lo general tienen colores llamativos para "advertir" a sus enemigos de su toxicidad o de su mal sabor; incluso, varias especies tóxicas pueden compartir el mismo tipo de patrón de coloración. Otras mariposas, que no son tóxicas, pueden aprovechar a veces este patrón de coloración para engañar a sus depredadores.
• La mayoría de los géneros de mariposas dependen de una sola familia de plantas para su alimentación.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario