Follow by Email

sábado, octubre 31, 2009

El sueño de la Diablesa (Venezuela)

El sueño de la Diablesa (Venezuela)
Celestino Peraza
Se llamaba Magdalena, como la enamorada del Gólgota, y como ésta pasó del pecado al arrepentimiento. Pero no hasta el punto de la rubia galilea, porque la nuestra contrajo al fin matrimonio con Pedro Juan García, individuo que, muy al contrario de Jesucristo, había estropeado en los bailes muchas mejillas antes que le tocasen las suyas.
Después de su matrimonio, se fueron a vivir al vecindario de Tupuquén.
Tupuquén era uno de los veintiocho pueblos fundados por los padres catalanes, hoy casi todos en escombros. Y éste apenas sería conocido si no hubiese sucedido que, frente a él, en el río Yuruari que lo roza por la derecha, fue dónde se descubrió por primera vez el oro de nuestra hermosa Guayana.
Hay también otra razón por la cual Tupuquén goza de cierta celebridad en la región aurífera. Además de ser el abanderado de los descubrimientos mineros, brota en sus sabanas un pasto magnífico, especie de heno hecho venir de Egipto por "El Moro", inglés escéptico, descendiente directo de Lord Hamilton, quien se instaló, se casó y murió en Tupuquén, sin querer volver a Londres, donde su familia colmada de riquezas le llamaba con insistencia.
Con todo, y no obstante estar cerca de las explotaciones mineras, Tupuquén ha seguido arruinándose y para la época a que nos referimos, apenas quedaban cuatro o cinco casas de construcción antigua. En una de estas, precisamente en la que habitó "El Moro", de dos piezas solamente, con corredores circulares de altos pretiles, vivía la Diablesa con su marido y dos retoños de su reciente matrimonio.
Allá, en su juventud, Pedro Juan había sido de los afortunados en la mina. Había sacado oro en abundancia, pero el maldito juego de azar le había llevado todos los hermosos granos extraídos de la greda. De los restos de su pasada fortuna, sólo había salvado la suma en que compró doce vacas que sustentaban ahora a su mujer y sus hijos.
La Diablesa, que oía referir con frecuencia a su marido los dones con que la suerte le sonreía en otro tiempo, vivía siempre pensando en que aquello se repetiría algún día.
Una noche, la Diablesa se acostó pensando siempre en su idea favorita; y apenas se quedó dormida, cuando comenzó a soñar la cosa más penosa y a la vez la más agradable del mundo. Soñó que en el marco de la puerta que daba al corredor, veía a un hombre alto, flaco, de patillas rubias, ojos azules y vestido con un uniforme semejante al de coronel del ejército inglés, como ella lo había visto despierta en los cuadros pegados en la pared de la salita.
Aquella visión produjo en la Diablesa una pesadilla; quiso gritar, pero como sucede en tales casos, el grito no salía de la garganta, ahogado por el sueño. En este estado angustioso vio que el fantasma se llevó el índice a los labios en señal de imperioso silencio, y parándose en lo alto del marco, bajó la mano y señaló a sus pies, siempre mirando fijamente a la Diablesa.
Cuando ella bajó la vista, su pesadilla se transformó en alegría. Seis frascos, seis hermosos frascos bocones, de esos en los que los pulperos guardan sus conservas, estaban allí, en fila, abarcando todo el ancho de la puerta, repletos de oro en granos e iluminando el lugar con brillo deslumbrador.
Largo tiempo estuvo la Diablesa contemplándolos con su natural codicia, y cuando levantó la vista aparente del sueño, el fantasma había desaparecido.
La soñolienta despertó emocionada y ya no le fue posible conciliar de nuevo el sueño; pero no dijo una palabra a Pedro Juan que roncaba en su chinchorro.
Esperó con impaciencia el amanecer, y al llegar el día, después que su marido ordeñó las vacas, despachó la leche para El Callao y salió a pastar sus animales a la sabana en su yegüita castaña. Entonces la Diablesa echó mano de una barra de hierro y se dirigió a la puerta.
Sería imposible describir su emoción cuando tuvo el marco de la puerta al alcance de la barra. ¿Y si aquello no era cierto? ¿No sería una burla de su imaginación, pensando siempre en el oro? Si todo resultaba puramente un sueño, ¿no se enfadaría Pedro Juan con la demolición de su pobre vivienda?
-¡Bah! ¡Adelante! -exclamó con resolución-. Yo misma arreglaré el marco si Pedro se disgusta.
Y de un solo barrazo partió la tabla que coronaba el marco. Luego comenzó a demoler la masa de tierra y piedras embutidas entre las varas que la sostenían.
Al quinto golpe, la Diablesa oyó el sonido como de un cristal que se había roto, y su corazón palpitó con una emoción profunda, indefinible. Tal era su alegría, que se sintió sin fuerzas para continuar.
Por fin, ya repuesta, dio otro barrazo en el mismo lugar del vidrio roto. La barra atravesó la pared en sentido oblicuo, asomando su filo por la parte del corredor, y cuando la sacó, un chorro de granos de oro salió por el hueco que dejó la barra.
La Diablesa no pudo resistir aquel golpe de alegría y cayó desmayada, en el mismo momento en que Pedro Juan llegó. Corrió a levantarla del suelo sin saber de lo que se trataba...
Pedro Juan continuó la obra de su mujer. Allí estaban los seis frascos hermosos, repletos de oro bruto, en pepitas de diversos tamaños.
¿Eran de El Moro o de los padres catalanes? Nadie lo sabe. Lo que sí se sabe es que Pedro Juan no perdió en el juego esta nueva caricia de la fortuna, sino que compró un hato y educó a sus hijas en el convento de Demerara.
Fuente: (Tomado de LEYENDAS DEL CARONÍ, Caracas, 1908)
VENEZUELA

La profecía de Saturnino (Venezuela)

La profecía de Saturnino (Venezuela)

Arístides Rojas

En los días que precedieron al gran temblor de Caracas del 21 de octubre de 1766, el padre Bello había escrito al Obispo, quien a la sazón hacía la visita pastoral de los valles de Aragua, que ordenase la traída de la Virgen de las Mercedes a la Catedral, pues abrigaba presentimientos de que algo debía suceder para el día de Santa Ursula. Si el venerable anciano expuso al prelado las razones de sus presentimientos, es cosa que ignoramos, mas es lo cierto que el Obispo ordenó la visita de la Virgen de las Mercedes a la Catedral, donde fue recibida por grande concurrencia, como protectora de la ciudad, sin que nadie sospechara el objeto de aquella disposición...
Vivía en Caracas, en aquella época, un loco pacífico y locuaz llamado Saturnino, a quien nadie ofendía por su carácter humilde y benévolo. Desde muchos días antes del de Santa Ursula, Saturnino recitaba por todas las calles el siguiente estribillo:

Qué triste está la ciudad
Perdida ya de su fe,
Pero destruida será
El día de San Bernabé;

Y ya en la víspera del 21 de octubre decía:

Téngolo ya de decir,
Yo no sé lo que será,
Mañana es San Bernabé,
Quien viviere lo verá.

Y echándose a cuestas una pesada piedra, subió la colina del Calvario, diciendo a cuantos encontraba que al raso iba a pasar la noche, porque al día siguiente Caracas debía bailar como un trompo.
Rióse la población tanto de la profecía como del profeta, al cual debía después solicitar e interrogar.
Serían las cuatro y veinte minutos de la mañana de 21 de octubre de 1766, cuando la población de Caracas despierta aterrorizada al súbito estremecimiento que hace bambolear los edificios de la capital.
Al acto lánzanse los habitantes a la calle, y los gritos de -"Misericordia Señor"- se escuchan por todas partes. Nadie sabe qué hacer ni a donde ir, y todo inspira temor por largo tiempo, cuando al despertar la aurora se sabe que ningún edificio notable había caído, aunque casi amenazaban ruina sobre todos los templos. Dilatada fue el área de este sacudimiento que causó estragos en la región oriental de Venezuela...
Al amanecer del 21, el loco Saturnino estaba ya en Caracas sano y salvo, después de haber pasado la noche al pie de un árbol en la colina del Calvario. Jamás este pobre se vio tan rodeado de la muchedumbre y hasta de la gente de criterio, que quería saber del loco lo que éste ignoraba y había dicho inconscientemente. Pero Saturnino se limitó a contestar, a cuantos curiosos le interrogaban, con una frase:
-¿No se lo dije yo, que algo grande iba a suceder?
Obraba así, como si fuera el hombre más cuerdo.
Fuente: (Tomado de LEYENDAS HISTÓRICAS DE VENEZUELA, segunda serie, Caracas, 1890)

La Virgen que vino del mar (Venezuela)

La Virgen que vino del mar (Venezuela)
I
Corrían los años de 178... Por esa época vivía no lejos del ameno campo de Choroní, inmortalizado por los sonoros versos de Maitín, el célebre poeta, en las risueñas y siempre fecundas tierras de Chuao, una familia patriarcal, de esas cuyo tipo envidiable va desapareciendo a medida de nuestro progreso...

Llamábase el jefe de ella D. Juan del Corro y su esposa Doña Felipa de Ponte y Villena. Dios había bendecido su enlace, y hermosos, robustos y bien educados hijos encantaban el recinto doméstico...

Al amanecer de un hermoso día de verano, D. Juan entró en su sala después de haber presenciado la distribución de los trabajos del campo...

-Felipa -le dijo D. Juan con grave acento, haciendo sonar contra los botones de su casaca la cruz roja de Santiago- . Felipa, cuando Dios en su infinita bondad bendijo nuestra casa, mandándonos el último de nuestro hijos, tuve momentos dolorosos temiendo que hubiera llegado tu última hora...

-Si, Juan, momento aquel en que creí perder la vida al darla a nuestro pobre Francisco... pero, sí me acongoja el estado infeliz de nuestro Paquito, que ha tenido un año, no de vida, sino de sufrimientos superiores a su edad.

-Así es, Felipa. En vano nuestro amigo el maestro Santiago Ordóñez ha aspirado los recursos de su ciencia para salvar los días de ese niño que Dios nos deparó para consuelo de nuestra vejez; el infeliz se muere de una enfermedad de languidez, y diariamente lo veo consumirse como una lámpara que se apaga por falta de aceite.

-Pobre niño -murmuró Doña Felipa, asomando dos lágrimas a sus ojos todavía hermosos.

-Al ver primero tus sufrimientos y después los de nuestro hijo, yo me encerré en mi oratorio para rogar humildemente a Dios por nosotros. En aquel momento de abstracción religiosa yo ofrecía al cielo que si salvaba tus días haría colocar la imagen de Nuestra Señora de la Soledad en el templo de San Francisco de Caracas... El cielo oyó mi oración -continuó D. Juan, haciendo una profunda reverencia-y tú estás salva, aunque se muere nuestro hijo.

-Si tal promesa hiciste, Juan, es preciso cumplirla a cualquier costa, y tal vez la Santa Señora nos conserve por nuestra fe la vida de Francisco.

En ese momento entró a la sala un joven robusto, que tendría hasta catorce años de edad, con una fisionomía llena de candor y la inocencia de los primeros años.

-Fernando -le dijo D.Juan con tono severo- ¿por qué has dejado solo a nuestro padre capellán, siendo esta la hora del estudio?

-El mismo capellán es quien me manda, padre -respondió Fernando con tono sumiso. Todos los criados están en el campo y los que sirven la casa han ido a ayudar al desembarque. El padre me envió a decir a su merced que mi padrino, el señor D. Sancho de Paredes, capitán de armada, acaba de llegar a la playa

-¡D. Sancho! -exclamaron a una voz D. Juan y su esposa.

-Corre hijo, ve en persona a traernos a nuestro buen amigo, y pídele antes su bendición.

Salió el joven de prisa a cumplir la orden de su padre, y los dos ancianos se entregaron al regocijo por la llegada de D. Sancho, que miraban como una cosa providencial, pues el capitán debía de hacer viaje a España en el navío de Indias, siendo esta la coyuntura más propicia para su encargo.

Un momento después entró el capitán... Entraron en conversaciones los esposos con D. Sancho, a quien tenían como de la familia...

-Queremos, compadre -continuó D. Juan del Corro arreglando los vuelos de su camisa -, queremos que vaya Ud. a la Corte y disponga que el mejor escultor de las Españas haga la imagen de la Soledad, sin excusar gastos de ninguna especie, pues deseamos hacer al templo de San Francisco un presente regio, aunque nos vaya en ello toda nuestra fortuna.

-Y encargará Ud., Doña Felipa, los vestidos y los ornamentos más ricos de oro y plata para vestir dignamente la imagen de Nuestra Señora.
-Todo se hará a medida de sus deseos -respondió Don Sancho de Paredes, abrazando cordialmente a los dos esposos y despidiéndose para su largo viaje en medio de los votos y bendiciones de toda la familia.

II
Ocho meses después, con buen viento y mar bonanza, salía para Indias el navío San Fernando, despachado en el puerto de Vigo...
Felices fueron los primeros días de navegación, pero al entrar en el mar de las Antillas, empezó a sufrir la embarcación frecuentes huracanes que casi diariamente se levantaban en su inmensidad tempestuosa.

Un día amaneció el cielo de color de plomo, amontonándose en el horizonte algunas nubes eléctricas... Un fuerte frío empezó a azotar las cuerdas del buque y algunas gotas de lluvia caían a veces sobre la cubierta. Las olas se encrespaban, llevando la cabeza coronada de espuma y estrellándose con sordo rumor en los costados del buque.

Bien pronto, con el viento arreció la lluvia y el pesado navío era arrojado por la tempestad, lanzándolo desde la cúspide de las olas furiosas hasta los abismos más espantosos. D. Sancho hizo arrojar al agua toda carga... Sólo quedaba sobre cubierta la caja que contenía la imagen de la Soledad...

Por un instinto religioso, no había querido arrojarla a las olas sino en último caso; pero ya el buque iba haciendo tanta agua, que hubo de verse en la dura extremidad de lanzar al mar la santa escultura y salvarse con sus marinos en los botes a todo trapo.

Bien pronto el San Fernando hundió la proa en las ondas rabiosas, giró con rapidez sobre las aguas, y rompiendo la armazón de sus tablas con un ruido que parecía un quejido lastimoso, desapareció en un torbellino de espuma.
Los náufragos fueron arrojados por el viento a las playas de la isla de Trinidad.

III
Casi a la misma hora y en la misma sala de su heredad, D. Juan del Corro y su esposa Doña Felipa departían amigablemente, formando mil conjeturas sobre la próxima llegada del San Fernando, y la consagración de la imagen de la Soledad, a quien debían la salud de su hijo Francisco, el cual estaba jugando a los pies de su madre.

Entró en la sala su hijo Fernando y, con gozo infantil, refirió a sus padres cómo estando los criados desechando un desagüe al mar, habían dado con una gran caja cerrada que, por su peso, debería ser algún rico tesoro arrojado allí por las olas...

A la llegada de D. Juan y su esposa, sus servidores se apartaron con respeto, y a la orden de su señor, dos robustos negros empezaron a romper la caja misteriosa. Al quitar la cubierta descubrieron... la imagen de la Madre de Dios, pálida y macilenta, con las manos cruzadas sobre el pecho y los ojos inundados de lágrimas.

Por un movimiento involuntario, todos cayeron de rodillas ante aquella aparición divina...

IV
Poco tiempo después, los hermanos de la Tercera Orden de San Francisco, rica y venturosa entonces, colocaban en la nave de la derecha la imagen de Nuestra Señora... Un gentío inmenso se amontonaba en las naves del templo, distinguiéndose entre todos a D. Juan y su esposa, vestidos de ricas galas...

Estando en estas pláticas, entró pálido y agitado Don Sancho de Paredes,y se arrodilló en silencio ante la Virgen, entregándose a una muda contemplación.

Los frailes y sus amigos respetaron su éxtasis religioso y sólo después que hubo concluido, recibió las felicitaciones y abrazos de todos por su vuelta...
Don Sancho, sin separar los ojos de la Virgen, exclamó con acento humilde:
-Hermanos, adoremos la voluntad de Dios.

Un año hace todavía que, sorprendido por una tempestad en el mar Caribe, arrojé a las aguas con la carga del navío una caja cuadrada que encerraba esa imagen, hecha ante mi vista y por mi dirección en Madrid. Con mis propias manos la entregué a las olas, pidiendo antes perdón a Dios, y ahora la veo con sus mismos vestidos...

Don Juan refirió entonces lo que ya sabemos, y todos, después de adorar con santo regocijo el divino milagro, salieron del templo para asegurar el hecho bajo su firma, ante los alcaldes ordinarios, para ejemplo y edificación de los venideros siglos.
Fuente: Juan Vicente Camacho. El Heraldo de Lima, Perú, 20-09-1854

LEYENDA DE LA VIRGEN DE COROMOTO- VENEZUELA

La leyenda de la Virgen de Coromoto (Venezuela)
por P. Ildefonso de San Martín
Guanare, actual capital del estado Portuguesa (Venezuela), es la ciudad donde quiso colocar su trono la Reina del Cielo, con la advocación de Nuestra Señora de Coromoto.

Según refiere la historia, el 8 de septiembre de 1652, cuando el cacique de los indios de aquella región, llamado Cospes, se dirigía al campo, encontró, pasando una quebrada, a una señora hermosísima con un niño en brazos. Con gran autoridad le ordenó se fuese con su tribu donde estaban los blancos para hacerse instruir en la religión y recibir las aguas del bautismo.

El indio obedeció y, cumpliendo las indicaciones del español Juan Sánchez, se situó con su tribu con su tribu en un lugar conocido con el nombre de Coromoto. Mas, pronto se cansó de su nuevo género de vida y se negó a seguir instruyéndose.

Cierto día, en que se encontraba muy desesperado en su rancho, se le apareció de nuevo la Señora Resplandeciente. Al instante la reconoció, y, enojado con ella, le dijo: "¿Hasta cuándo me quieres perseguir? Bien te puedes ir, que ya no he de hacer lo que me mandes". Indignado, quiso atemorizar a la Señora, y cogiendo el arco exclamó: "Con matarte me dejarás". La Virgen Santísima se sonrió y avanzó hacia él. El arco y las flechas cayeron al suelo. Entonces el indio quiso cogerla por el brazo y echarla fuera, y ella misteriosamente desapareció. Y asegura la tradición que en la mano del cacique quedó la milagrosa imagen.

El indio quiso destruirla, pero, llevado de cierto temor, la escondió. Un jovencito familiar que presenció la escena, logró hacer venir unos blancos cerca del rancho y, sin ser visto por el jefe, les entregó la imagen. El español Juan Sánchez, que la recibió, la llevó durante algún tiempo siempre consigo. Más tarde, la colocó en un altarcito de su casa, que comenzó pronto a ser el primer santuario de la reliquia.

La fama de las apariciones y de los milagros se extendió rápidamente y las autoridades competentes ordenaron que fuese llevada a Guanare. El traslado se verificó con gran pompa y solemnidad en 1654, en la víspera de la Purificación.

Durante los tres siglos de existencia que tiene la imagen, la Virgen Santísima ha obrado infinitud de milagros y favores para socorrer a cuantos se han encomendado a dicha advocación...
Fuente: Venezuela en mi corazón, de P. Ildefonso de San Martín, Caracas, 1961

miércoles, octubre 28, 2009

NO LO SABES AUN...


NO LO SABES AUN…




No lo sabes aun…pero he sido tu amante durante muchos años, cuando en mis añoranzas abrazaba recuerdos.
No lo sabes aun…pero nunca te fuiste, pues te hice prisionero ¡te guarde muy en mi alma, dónde nadie lo supo! …y soñaba que un día la vida permitiera, que nuestras almas…por un momento se cruzaran.
¡No lo sabes aun! Pero fui brisa suave que tocaba tu cara, que secaba tus lagrimas, cuando algún dolor tu vida atormentaba.
¡No lo sabes aun! pero fui esos silencios que a veces te afectaban, tratando de olvidar ¡que alguien un día te amaba!
No lo sabes aun…pero estaba muy cerca, muy cerca…cada vez que permitiste un recuerdo de amor.
¡No lo sabes aun! …pero hemos hecho el amor ¡cuando con muchas fuerzas, nuestros cuerpos deseaban!
No, no lo sabes aun…que el amor de mi vida…te lo llevaste tú…el día que te marchabas…



ELENA LISETT PEREIRA CORDERO

jueves, octubre 22, 2009

MIS PIES EN EL AGUA




MIS PIES EN EL AGUA


Hoy estoy con los pies dentro del agua clara, transparente y cálida.
Estoy viendo los peces que juegan con mis dedos dándoles mordisquitos amigables.
Y al verlos pasar vuelven a mi mente pasajes de mi vida, unos gratos… otros no tanto.
Veo a mi niña con ojitos de miel, sorprendida de ver los peces en el agua, su cuerpecito desnudo ¡chapoteando feliz e inocentemente! Lanzándome chispas de agua para hacerme participe de su inocente juego…
En esto me llama mi hija…para recordarme que es muy tarde y tenemos que irnos… ¡que pronto crecen los hijos!
¡Ayer eras una niña! y hoy …eres una mujer de 23 años…
¡Ayer te acune en mis brazos! ¡Cuerpecito cálido e inquieto como pececito de rio!
Hoy me sorprende tu madurez de niña, que de repente me vuelve a la realidad…cuando estoy meditando y me pierdo en recuerdos…yo, yo te miro a los ojos y de aquella niña que jugaba en el rio. Solo quedan esos ojos tan claros, que en lo más profundo, todavía se alegran; cuando miran el agua con sus peces nadando…
No lo dices ¡pero se que recuerdas, cuando eras una niña y gozabas chapoteando! ¡ y corrías desnuda, gritabas excitada de ver tantos pececitos jugando, mordiendo tus deditos , comiendo pedacitos de pan y retozando…
¡Viste como si lo recuerdas!
¡Ya lo leí en el fondo de tus ojos claros!


ELENA LISETT PEREIRA CORDERO

NIÑA MADRE


NIÑA MADRE




Tiene 12 años y ya tiene un niño entre sus brazos…
La emoción que te envuelve es de una niña jugando a ser mamá, pero al correr de los días…como una niña malcriada ¡se convierte en pesadilla lo que fue un cuento de hadas!
El bebe llora y ella también… ¡pues se rompieron sus sueños! Se le frustraron sus juegos.
El bebe la mira…como pidiendo una explicación…ella le devuelve la mirada desolada, sin saber que contestar. Pero aun así ¡ella juega a ser mamá y le cambia los pañales, hasta la teta le da!
Mira desde la ventana sus amiguitas jugando…vuelan sus fantasías ¡ser niña otra vez, de vez en cuando!
¡Piénsalo bien jovencita! Este paso que estas dando… ¡no te destruya los sueños y te deje entre los brazos, un bebe que no deseas y merece ser amado!

ELENA LISETT PEREIRA CORDERO

lunes, octubre 19, 2009

ZAMURITOS DE PALO NEGRO


ZAMURITOS DE PALO NEGRO

¡Allá van los zamuritos! Allá van al vertedero, a buscar en los desechos…dinero para sus sueños.
Con sus pequeñas manitas; apartan de la basura, lo que será su comida ¡ya esto es una aventura!
¡Dios!... ¿hasta cuando habrá hombres, que vuelvan de la explotación un arte?
¿Sera que no tienen hijos?
¿Sera que no tienen madres?
¡Con sus caritas tan sucias!
¡Con sus ojitos tan tiernos!
Con que tesón que trabajan ¡zamuritos de mi pueblo!
Yo les pido a todos, que eleven una oración; para que los zamuritos vayan en disminución…
Y se vayan a la escuela ¡por un futuro mejor!
Y a ti te pido amiguito… que se lo cuentes a Dios, porque Dios a los niñitos…los oye con atención…
¡Cuéntale lo que acontece! en esta, tu población.
Donde no hay ninguna voz ¡que defienda zamuritos, victimas de explotación!


Elena Lisett Pereira Cordero

sábado, octubre 17, 2009

LA CARTA



LA CARTA


Déjame escribir una carta que puedas leer sin abrir tus ojos… porque ella hablara en silencio.
Porque cuando acaricies sus hojas, ella besara tus manos…
Y sentirás un susurro muy cerca de tus oídos, que te contara muchas cosas ¡de estos años perdidos! Con un suave perfume te robara los suspiros…
¡Déjame escribirte esta carta! Donde cuentes los “te quiero”, donde miles de estrellitas se junten con los luceros.
¡Que no se acabe la tinta! hasta no acabar mi carta…
Que no se muera tu amor, a través de esta distancia.
¡No, no abras tus ojos! Porque esta carta habla. Te habla de amor, pasión y esperanzas… para un amor eterno que no conoce distancias



ELENA LISETT PEREIRA CORDERO

Soy


Soy




Soy el silencio que no te explicas
Soy las caricias que te han negado…
Soy los latidos de tu corazón, soy el llanto de amor…que no has escuchado.
Soy el agua que no bebes, el trino triste de aquel pájaro…
Soy esa lluvia que te moja, el roció de las hojas ¡las lagrimas entre tus manos!
Soy la sangre caliente, que corre por tus venas, alivio de tus penas ¡ y no te has enterado!
Soy la canción de aquel amor loco ¡del que te has curado!
Soy… ¡mi vida no lo niegues! La mujer que en esta vida ¡locamente te ha amado!
Soy quien persiste en tus sueños, se mete en tus recuerdos…con perfume de nardos
Soy quien besa tus labios ¡cuando increíblemente! Tú también lo has soñado…
Soy el amor que un día…por cosas de la vida…se quedo en el pasado…

viernes, octubre 16, 2009

LA BODA DE YANIRE

LA BODA DE YANIRE, LA MARIPOSA (AUTORA : LISETT PEREIRA) YANIRE, como la mayoría de las mariposas adultas se alimentaba libando el néctar de las flores con su espiritrompa, una estructura bucal extensible evolucionada a partir de algunas de las piezas bucales articuladas típicas de los insectos. Esta "lengua enrollada" es flexible y muy sensible. Puede introducirse dentro de una flor, pero también puede inclinarse abruptamente, de manera que la mariposa puede alimentarse desde diferentes ángulos sin tener que mover, tan siquiera, su esqueleto. Una vez que la mariposa ha terminado de alimentarse, la lengua se retrae enroscándose y encaja exactamente debajo de la cabeza del insecto. Algo parecido a lo que hacen los sapos, claro Yanire lo hace con más clase y elegancia. Como ya esta en edad de tener novio, empezó a realizar su aleteo característico, y empleando el sentido del olfato se va volando en busca de una pareja que tenga unos lindos colores como ella. A lo lejos divisa una flor de aroma muy dulce, que se mezcla con el olor de una mariposa macho ¡que es de un azul eléctrico espectacular! Y estaba bastante guapo… se llamaba Rubén Augusto Después de bailar por unas horas entre un grupo de amarillos girasoles y unas rosas que se sonrojaban cada ves que Rubén Augusto le daba un besito, se casaron… ya se que estas pensando ¡pero que rápido! Así son las mariposas, pues su vida adulta dura solo un día, por eso hicieron la boda deprisa y ya en la noche Yanire estaba poniendo varios cientos o miles de huevos. Para asegurar la reproducción y que mañana amanezcan otra vez iniciando su ciclo de vida muchas Yanire y Rubén Augusto. Desde el cielo de las mariposas, los dos observan a sus hijitos que empezaron a nacer.

jueves, octubre 15, 2009

MARIA ISABEL CEDON


Artista plastico que conoci a traves de emagister, quiero que conozcan su pintura. Es autodidacta, me hubiese gustado que vieran otros trabajos, pero les aseguro que son tan buenos como este. tan pronto tenga algo mas de Maria Isabel, se los muestro...

miércoles, octubre 14, 2009

EL PREGONERO DE 1º DE MAYO



HOMENAJE AL PREGONERO


Ese es el pregonero, con su infaltable sombrero, con su bastón…
¡Con corazón y alegría recorre cada rincón!
Ya pregona sus productos, los mejores ¡si señor!
Las caraotas blanditas, las mejores bolsas del Municipio Libertador…
Con su mercancía mágica y llenita de folklor.
¡Que señorita tan linda!
¿Quiere escuchar mi pregón?
Este saquito que llevo, se derrama de sabor, hoy voy vendiendo pancitos que endulzan el corazón. Regáleme una sonrisa pá continuar mi camino, me vine desde Trujillo para cumplir mi destino.
Voy recorriendo caminos. Voy dejando los zapatos… ¡pero aunque sea descalzo, yo pregono a cuatro vientos. Que me moriré contento de recorreres tardíos, regados con mi sudor, sellados con estos pasos y dejo miles de abrazos… me voy lleno de ilusiones llevándome mis pregones…para infinitos pastos…
¡Ya el canto de los gallos, no despierta al pregonero…ni la lluvia, sol o rayos maltrataran su sombrero!
Dios se lleva al pregonero…a los caminos del cielo…para que sus pies cansados caminen entre las nubes y que los cielos azules no permitan gotas de agua…que mojen mas su sombrero ¡aquí en el Estado Aragua ¡

Elena Lisett Pereira

martes, octubre 13, 2009














¿Qué es?
"El Ambiente es el sistema global constituido por elementos naturales y artificiales de naturaleza física, química, biológica, sociocultural y de sus interrelaciones, en permanente modificación por la acción humana o natural que rige o condiciona la existencia o desarrollo de la vida."

http://www.ecopibes.com/ambiente/definicion.htm


Sembrando mariposas te invita a proteger el ambiente a través de la cultura del reciclaje; que no es más que el reutilizamiento de algunos materiales.
El plástico pet, es un material que nació para ser reciclado, con el están hechas la mayoría de botellas de agua mineral y refrescos, te invitamos a trasformar este plástico tan contaminante para nuestro ambiente dándole una vida útil a través de la artesanía, manualidades y como un proyecto de desarrollo endógeno -sustentable. Acompáñanos en el taller que se comenzara a dictar en el barrio 1º De Mayo el día 24 de octubre a las 2:00 pm en el antiguo Club El Trovador, sede del Consejo Comunal.

¡CAMPEONES OTRA VEZ!














¡¡Otra vez campeones!!
El equipo Pre- Infantil de la escuela de beisbol menor “SAN MARTIN” se titulo campeón, aquí le presentamos algunas imágenes tomadas por Marelys Salas, de lo que fue la caravana de celebración de estos amiguitos y la comunidad de La Pica.
Felicitaciones y que continúen los éxitos, se lo merecen por constantes y disciplinados, extendemos nuestras felicitaciones hasta el personal técnico, garante de futuras estrellas deportivas de nuestro Municipio.

sábado, octubre 10, 2009

LA PARTERA DEL 10 DE DICIEMBRE


DANZANDO CON DELFINES
(Dedicado a Guillermina Barrios, La partera)

Delfines y niños se mezclan en mis sueños…
Nadando, jugueteando se enredan en mi pelo, los miro, les sonrió…ellos son mis recuerdos ¡Mis recuerdos mas bellos!
Son agiles, graciosos, son promesas de sueños que un día yo vería nacer en Palo Negro… ¡los niñitos hermosos que parirá mi pueblo!
Hoy mi rostro arrugado solo cuenta recuerdos y mis manos sin fuerzas ¡pero con voluntad de acero! Entregan mi legado…a los médicos nuevos.
Y mientras tanto yo continuare soñando, viviendo de recuerdos… y hoy mis manos abiertas, al igual que otros tiempos. Reciben…La Posada De Vida… ¡Parida por los sueños! De quienes queríamos, para un pequeño pueblo… una maternidad…
¡Recibiendo el futuro de sus mejores tiempos!
Guillermina murió, el cortejo fue llevado por sus familiares y amigos.
Trajo tantos niños al mundo que perdió la cuenta…
No vi a nadie de la parte cultural, medica o gubernamental que algunos meses atrás le rindieran homenajes, no se por cual motivo y no voy a decir que no los cuestione… ¡claro que los cuestione y los cuestiono!
Yo se que me dirán que los homenajes se hacen en vida, pero yo creo que un ser humano como Guillermina merecía una despedida mas digna y mas alegre, porque quien con sus manos y sin ningún tipo de estudio formal trajo a este mundo tantos niños. Que a sus años todavía se ofrecía a sobar barrigas, poner los niños en posición para que nacieran bien y se quedaba con los bebes que eran abandonados, convirtiéndolos en sus hijos de crianza…definitivamente, debió tener una despedida bonita.
Pero…yo estoy segura, que Dios la recibió con un coro de ángeles, lleno las puertas del cielo con flores multicolores y la recibió con una gran parranda como se lo merecía este insigne personaje que lleno de risas y alegría muchos hogares del Municipio Libertador al traer al mundo con sus bellísimas manos a los niños de este pueblo.
Donde te encuentres te llegara mi voz, que te regala esta sentida poesía y la promesa de escribir tu historia para que las generaciones futuras sepan quien fue Guillermina Barrios, “La Partera Del 10 De Diciembre”

autora: Elena Lisett Pereira C.

jueves, octubre 08, 2009

SOLTANDOTE LA MANO


Soltándote la mano
(Dedicado a mi madre)


Estoy aquí extrañándote...tocándote sin sentirte, acostumbrándome a tu ausencia.
Que difícil soltar tu mano para dejarte ir, pensar que tu alma se fue volando como un ave liberada después de mucho...demasiado tiempo presa.
Todavía me acuerdo cuando te conocí, eras y sigues siendo el rostro mas lindo que nunca vi. Tus ojos ¡ay, tus ojos! que expresaban con la misma facilidad el dolor, la alegría, la rabia, todo lo que pasara por tu vida en ese momento. Tu boca tan pequeña, tu boca tan perfecta, apuesto que el mismo Dios la dibujo con sus dedos.
Tu cabello tan bonito que parecía de mentira... ¡cascada furiosa de rizos! ¡Dios...Dios, mi alma esta sangrando! , porque...el amor duele...
Pero ¿como no amarte ser perfecto? si lo mas lindo que he conocido...es tu alma, tu alma bella capaz de cualquier sacrificio para ayudar a los demás. Tus frases amables, tu lista de interminables amigos, que aun hoy no termino de conocer...
El amor a tus padres, tus hermanos a todo lo que te rodeaba. Tan vehemente para amar que eras capaz de odiar sin medida al que destruyera el camino de rosas que con muchas dificultades plantaste para los tuyos.
Capaz de enmudecer frente a la belleza de una rosa
Capaz de doblegar tu orgullo frente a los ojos de un niño.
Te quieres ir de mi lado...y no puedo soltarte la mano ¡no quiero! ¡Perdóname por amarte tanto!
Tus ojos se están llenando de despedidas... ¡no quiero verte! no volteo, te doy la espalda, lloro...pero tu no ves mis lagrimas, porque las escondí en una amarga sonrisa, en una resignada sonrisa.
Me mientes, me pides que te ayude a levantar y me abrazas...
¡Que dolor estoy sintiendo! ¿Dicen que el alma no duele? ¡Mentira, duele, duele mucho!
Nunca volveré a sentir un abrazo como este ¡seguro que no! un abrazo que me dio todo el amor en un solo momento...perdón, tristeza y despedida...
Amor, amor verdadero, amor único, sincero. Un abrazo como el que me diste el día en que te conocí, ser hermoso y perfecto. Adiós...puedes irte. Mientras yo me siento frente a cada detalle hermoso, recordándote, extrañándote, sintiendo que fuiste el más grande de mis amores...
¡Ve, libera tu alma de tanto dolor! vuela como una mariposa...te lo mereces.
Yo desde aquí te veo partir con lágrimas en mis ojos, las mismas que ayer bañaron mi alma para no hacerte sufrir y al ver que te alejas no puedo contener...
Vete Mami, ya te solté la mano y guarde tu rostro en mi corazón...


Autora: Elena Lisett Pereira Cordero

lunes, octubre 05, 2009

AYUDANOS A SEMBRAR MARIPOSAS


Nuestro trabajo es un proyecto de vida que tiene como base transformar a través de la cultura popular como lenguaje universal. Ya tenemos más de 28 años recorriendo algunas regiones de Venezuela llevando nuestro mensaje. nosotras vamos a las calles y los lugares donde nadie quiere entrar y les llevamos actividades culturales a los niños, les enseñamos valores, entramos a su mundo a través del juego y a través de la literatura los hacemos soñar con otros mundos, les mostramos las miles de oportunidades que les da la vida y que vivir en un barrio no es un estigma que los marcara para siempre, los enseñamos a transformar su entorno, social, educativo, ambiental y culturalmente, con un método humanista que se llama la pedagogía de los sueños
Estamos específicamente en el barrio Primero de Mayo en estos momentos, porque es un sector donde las drogas y la delincuencia esta robándole los sueños y las esperanzas a niños de ocho años en adelante, donde hay dos calles : la Ricaute y la Esperanza, donde para los niños la droga y los productos del robo se convirtieron en una cosa natural, donde la única esperanza es pedirle a Dios permanecer vivos ante un repentino tiroteo o que nuestros niños salgan ilesos ante este cáncer que es la droga y le esta robando la vida a los niños de la comunidad !antes de cumplir los dieciocho años¡
¿Que es una mariposa en nuestro proyecto?
Una mariposa es un valor, es un sueño, es libertad que te generara el aprendizaje de tus raíces culturales y aprender a vivir en armonía con la naturaleza.
Muchas personas piensan en el país que los cultores somos unos locos, que abrazamos quimeras, que por eso vivimos muriendo de hambre por ir tras nuestros ideales. Difícilmente un cultor hará daño a la naturaleza o la humanidad, pues su sensibilidad lo enternece tanto ante las maravillas naturales que prefiere pintar una flor, antes que cortarla, le puede componer un poema, cantar una canción o simplemente sentarse a admirarla, pero no la destruirá… esos valores los estamos trabajando con los niños, también el respeto, amor y conocimiento de nuestra fauna.

Los niños son el resultado de lo que les enseñamos, entonces ¿Cómo pretender niños no violentos, cuando los bombardeamos de violencia desde que se levantan?
Entonces atacamos la delincuencia como un problema, cuando en realidad es una consecuencia. Nosotras nos hemos empeñado en la parte formativa y preventiva, nuestras armas son estas frágiles mariposas, cultura, educación ambiental, valores y deportes.
¡Ayúdennos a sembrar mariposas! Costeamos lo poco que podemos, pedimos a quienes nos quieren dar, las cámaras fotográficas son prestadas al igual que la computadora, no poseemos video been, tan necesario para comunicarse con colectivos numerosos. Muchas de nuestras actividades se realizan cuando llegamos a los lugares e improvisamos con lo que conseguimos.
Trabajar con un proyecto requiere de llevar una planificación, pero cuando llegamos a sectores deprimidos económicamente hablando, cualquier planificación se cae y hay que salir adelante con lo que consigas.
Quiero agradecer a la Junta Parroquial San Martin De Porres por el apoyo que le han dado a nuestro proyecto, muy especialmente al amigo Ramon Pedriquez.

MARELYS SALAS Y LISETT PEREIRA



www.planetavenezuela.com.ve
Sembrandomariposas Channel