Follow by Email

jueves, diciembre 31, 2009

TUS OJOS





Cuando tus alegres y tan vivos ojos, empezaron a apagarse, sin poderlo evitar.
Cuando ni las lagrimas de ellos salían y sentí que tu vida ya se iba a acabar.
Cuando la luz de tus ojos se veía tan lejana y estaba tan cerca tu dolor.
Cuando ¡maldita sea! La vida se te iba… ¡yo deseaba poderte ayudar!
Cuando, con impotencia en la cama te miraba y no sabia que hacer para calmar tu dolor.
Entonces mami…yo solo te abrazaba y lloraba sin lágrimas… ¡para que tú no sintieras…todo mi gran dolor!




AUTORA: ELENA LISETT PEREIRA

No hay comentarios.:

Publicar un comentario